EL EMBARAZO ADOLESCENTE: CONSECUENCIAS E IMPLICANCIAS SOCIALES

Compartir

Los cambios físicos, emocionales y los producidos en el cuerpo hacen que la adolescencia sea una etapa de particular inestabilidad para el psiquismo. La tarea adolescente es el pasaje de la dependencia infantil a la inserción en el grupo social exterior a la familia. Esta tarea se ve dificultada o imposibilitada cuando no hay estructuras sociales – escuelas, centros de producción, centros deportivos y culturales que acojan lo que las familias no pueden contener. Dos generaciones de desocupación y empleo precario. Loa adolescentes deben subjetivarse adquiriendo derechos y responsabilidades. Si sumamos a este entorno la particular necesidad de confrontar los alcances de su sentimiento de omnipotencia, la rebeldía y la prueba de límites que muchas veces los hace caer en situaciones expuestas al delito, los daños reales y el rechazo social a los que se exponen, reconocemos la importancia que tiene pensar acciones específicamente dedicadas a este sector.

Los referentes adultos mimetizados los adolescentes en su manera de vestir, de actuar y de expresarse, tan promocionados por los espectáculos líderes dejan a los adolescentes sin interlocutores válidos con quienes confrontar.

En la actualidad, 700.000 nacimientos que ocurren en argentina, más de 100.000 corresponden a mujeres menores de 20 años. De 100 bebes, más de 15 son hijos/as de adolescentes, es decir un 15.6%. La cifra es mucho mayor en las provincias del norte.

Las niñas madres (9 a 13 años) han tenido hijos-hijas con varones que la superan en, al menos 10 años (80% de los casos) y con varones que son al menos 20 años mayores que ellas (20% de los casos).

En estas situaciones no cabe duda que estamos refiriéndonos al abuso sexual infantil. No podemos pensar que hubo consentimiento valido de parte de las niñas menores de 14 años, si no violación de parte de los varones adultos.

La mitad de las adolescentes no iban a la escuela cuando quedaron embarazadas y el 58% la abandonaron durante el embarazo. La repitencia es otro fenómeno que preocupa: el 20% de las madres adolescentes tienen su segundo hijo antes de cumplir los 20 años.

Según la organización panamericana de salud, la mortalidad de la madre y de su bebe se cuadruplica cuando la mujer es menor de 16 años y se quintuplica cuando la madre tiene menos de 15 años, por el riesgo de sufrir anemias, hemorragias o infección uterina.

El 6%de los recién nacidos son hijos-hijas de menores de 20 años, la situación se agrava en otros puntos del mapa como el chaco donde el 24% de los bebes tienen madres de menos de 20 años. Le siguen Formosa, misiones, Catamarca y corrientes. Cuando la mama tiene menos de 12 años se considera que el embarazo es producto de un abuso sexual.

En efecto, el fenómeno está muy ligado a la pobreza y el contexto cultural: la mayoría proviene de hogares de bajos recursos económicos, en una proporción de 17 a 1, respecto de las demás altos ingresos económicos.

Por lo general, las adolescentes usan la medicación en forma anárquica; la red informal donde se asesoran para utilizar las “pastillas abortivas” involucra amigas, familiares o farmacéuticos, que se constituyen en significativos informantes y que no siempre les indica adecuadamente la vía, la dosis, ni el camino a seguir a posteriori. Por ejemplo, muchas de ellas llegan al hospital después de un prolongado periodo de metrorragia, algunas creyendo que ya no estaban más embarazadas. La culpa y el temor a ser sancionadas por estar al tanto de la ilegalidad de su accionar, impide la consulta oportuna y la lleva a la consulta tardía, con todas sus consecuencias. La mayoría de las veces en forma inapropiada, ya que la información circula por canales informales y no se encara como una responsabilidad preventiva para la reducción de daños y morbimortalidad por gestación.

4° año Ciencias Sociales

Prof. Alegre y Aguerre

Compartir