Físico argentino formado en el Balseiro obtuvo prestigioso premio internacional

Compartir

El Dr. en física Juan Martín Maldacena recibió la Medalla de Lorentz por sus aportes a la física teórica en los últimos 20 años. Este premio se otorga cada cuatro años por la Academia Real  de Artes y Ciencias de Holanda, la mitad de cuyos galardonados han obtenido después el Nobel.

El profesor Maldacena nació en Argentina en 1968 y comenzó su carrera académica en la Universidad de Buenos Aires y  luego en el Instituto Balseiro, de Bariloche. Obtuvo su doctorado en la Universidad de Princeton, luego de lo cual su carrera lo llevó a Rutgers y Harvard. Desde 2001 es profesor en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton.

Él  “ha hecho una gran contribución a nuestra comprensión de la física cuántica de los agujeros negros” señala el parte de prensa que anunció el premio.

“En 1997 fue el primero en proponer una relación fundamental entre las dos teorías más importantes de la física moderna: la teoría cuántica de campos y la gravedad cuántica” agrega. Esto puso en marcha una verdadera revolución en la llamada teoría de cuerdas. Desde entonces, “los científicos han desarrollado numerosas implementaciones teóricas de esta correspondencia, cuyas implicaciones físicas todavía se están estudiando”, concluye .

Maldacena ha recibido numerosos premios nacionales e internacionales por su trabajo, incluidos el Premio Dannie Heineman de Física Matemática, la Medalla Dirac del ICTP y el Premio de Física Fundamental de la Fundación Milner. También es miembro de varias sociedades académicas, incluida la Academia Nacional de Ciencias y la Academia Mundial de Ciencias (TWAS).

En una entrevista con “Río Negro”, en 2013, tras recibir el premio Kónex en Argentina, Maldacena recordó al instituto donde se formó.

“El Balseiro es un lugar excelente para aprender, para hacer investigaciones. Tal vez no lo podemos comparar con los mejores pero sí con los buenos lugares en otros lados” señaló entonces. Agregó que aún mantiene contacto con ese centro de formación e investigación y destacó “el entusiasmo que tenían los profesores por la investigación, por enseñar y por desarrollar la física en la Argentina. Hay una gran diferencia en los recursos pero lo hacían con un entusiasmo que lo transmitían a los estudiantes, nos exigían y nos decían que si tratábamos íbamos a llegar a hacer descubrimientos”.

Este premio es muy importante para la Argentina, ya que demuestra que la educación académica recibida en el país es de muy alta calidad y permite a las personas desarrollarse a nivel profesional en el exterior.

Compartir