Del vandalismo a la solidaridad

Compartir

Un grupo de chicos reparó la escuela que otros alumnos destruyeron

Más de 100 adolescentes trabajaron 12 horas para reacondicionar la escuela Técnica 12, en la que otros tres habían causado graves destrozos el fin de semana.

Entre los adolescentes, la tendencia a reflejar todas las acciones en las redes sociales, a veces los expone a serios riesgos. Y también puede terminar en una autoincriminación. Algo de esto ocurrió con los chicos de 13, 14 y 16 años que fueron identificados como los autores del ataque vandálico contra una escuela de Berisso, luego de que hicieron alarde de ser los autores de daños en las redes sociales.

 

Después del impacto por el incidente, y de la suspensión de clases, la escuela reaccionó. El director del instituto aceptó una propuesta de los alumnos para realizar un trabajo solidario que puso en condiciones otra vez la escuela: en apenas 12 horas casi un centenar de estudiantes arreglaron las roturas, pintaron paredes, limpiaron aulas y recompusieron el establecimiento.

El martes, en el turno tarde estaba todo dispuesto para el dictado de clases. Y el miércoles y hoy completaron un evento que estaba previsto y se puso en riesgo por la acción vandálica: una exposición de tecnología, donde grupos de alumnos mostraban sus trabajos.

“Fue una actitud espontánea y ejemplar de los chicos. Ellos lo plantearon y ellos lo concretaron”, dijo a Clarín el director de la Técnica 2, Esteban Bais.

El ataque ocurrió el último fin de semana en la Escuela ubicada en la esquina de las calles 12 y 169, adonde están matriculados unos mil alumnos.

Los atacantes destrozaron ventanas, puertas y casi todos los vidrios. Inundaron gran parte de las instalaciones después de romper los tanques de agua y una llave de paso.

Según constataron las autoridades que intervinieron después de la denuncia, hasta metieron una manguera por la ventana de la secretaría para anegar la sala y también la biblioteca, lo que provocó que se perdieran varios libros.

Personal del gabinete técnico de la comisaría primera de Berisso esclareció el hecho luego que los imputados se jactaran de lo que habían hecho en Facebook. Uno de los chicos escribió en su muro “El Indus (por la escuela industrial) no tiene clases gracias a mí y unos pares”. La publicación se viralizó y luego la borraron. Pero los detectó personal de investigaciones y llegaron hasta los autores.

Los responsables fueron puestos a disposición de la Fiscalía del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil que, tras labrar actas por “daños”, los declaró inimputables por ser menores de edad.

Fuente: Clarín.com

 

Compartir