Las bebidas energizantes pueden provocar muerte súbita

Compartir

Potencian y estimulan la energía corporal gracias al alto contenido de cafeína, pero también son cuestionadas porque se las relaciona con eventos cardiovasculares graves.

Promocionadas para tener un mejor rendimiento en la actividad diaria y contra el decaimiento. También, muy popular entre los jóvenes que van a bailar durante horas y necesitan tener más energía. Las bebidas energizantes o energéticas son un boom de este siglo.

En la actualidad, estas bebidas son sumamente populares en el mundo, aunque su seguridad está siendo cuestionada ya que se las relaciona con eventos cardiovasculares graves (arritmias y muerte súbita).

Las bebidas energizantes potencian y estimulan la energía corporal gracias al alto contenido de cafeína – su principal componente – y otros agentes activos como las azúcares, la taurina, el complejo vitamínico B, la guaraná y el ginseng, entre otros. También mejoran la atención y el rendimiento físico. Pero su asociación con otras sustancias tales como alcohol y/o drogas pueden avivar los efectos nocivos de la cafeína y, en consecuencia, derivar en problemas cardíacos.

Se promueven como curas milagrosas contra el cansancio, lo cual ha logrado que su consumo se incremente progresivamente, por lo que el objetivo del estudio fue revisar sus efectos benéficos y adversos”

“La cafeína seguramente sea la ‘droga’ más conocida y utilizada del mundo. Es un alcaloide (sustancia nitrogenada presente en algunos vegetales naturales) con efectos estimulantes sobre el sistema nervioso central y periférico. En altas concentraciones (una lata contiene aproximadamente 140 mg) la cafeína inhibe o altera ciertas funciones celulares, promoviendo la liberación de calcio e interfiriendo con algunos receptores. Este mecanismo de acción favorece la aparición de arritmias cardíacas”, explicó a Infobae el doctor Carlos Reguera, médico cardiólogo y jefe del área de Medicina Preventiva y Cardiología de INEBA, en el marco de la Semana de la Lucha contra la Muerte Súbita.

“Es importante tener en cuenta que el consumo de bebidas energéticas se asocia con arritmias cardíacas, incluyendo taquicardia supraventricular, fibrilación auricular, taquicardia ventricular y fibrilación ventricular (estas dos últimas implicadas en la muerte súbita). Por lo que la evidencia actual nos hace concluir que no deben ser ingeridas por personas de riesgo como pacientes con enfermedades coronarias, miocardiopatías o canalopatías hereditarias. En individuos sanos o aparentemente sanos se recomienda limitar su consumo a una lata por día, siendo importante no combinarlas con alcohol u otras sustancias debido a que incrementan su componente arritmogénico”, concluyó Reguera.

Compartir